Reglas del blackjack

El objetivo básico del blackjack (también conocido como 21) es que la suma de todas tus cartas se aproxime más a 21 que las cartas del crupier del casino pero sin que lleguen a pasar de 21.

blackjack-ganador

En una misma mesa juegan el crupier y hasta 7 jugadores.

Lo primero de todo tienes que poner tu apuesta o el crupier no te repartirá cartas. Inicialmente recibes 2 cartas y el cropuier recibirá una carta boca arriba. En algunos casinos el crupier recibe 2 cartas pero una de ellas siempre es boca arriba.

Todas las figuras (jota, reina y rey) tienen un valor de 10. El As tiene valor tanto de 1 como de 11 y el jugador decide como usarlo.

Una vez que se han repartido las cartas antes mencionadas debes jugar y decidir que hacer.

Las opciones que tienes son las siguientes:

Hit
Con Hit pides que te repartan otra carta.

Stand
Te conformas con las cartas que tienes y no quieres ninguna más. De esta forma tú terminas de jugar y el crupier comienza a jugar su mano.

Split
Si tus dos primeras cartas tienen el mismo valor (por ejemplo dos cincos) puedes separar las cartas y jugarlas como manos distintas. Para esto evidentemente tienes que doblar la apuesta (si jugabas $1 ahora deberás poenr otro). Muchas veces nuestra estrategia de blackjack sugiere separar la jugada.

Double Down
Doblas tu apuesta y se reparte solamente una carta más. Nuestra estrategia para blackjack sugiere muchas veces también hacer un double down.

Insurance
Si la carta que muestra boca arriba la mano del crupier es un As se te ofrece asegurarte contra un blackjack del dealer (blakjack es conseguir 21 con 2 cartas). Usando nuestra técnica de blackjack nunca se aseguran las jugadas.

En el caso de que pidas más cartas y te pases de 21 quedarás eliminado del juego (busted) y habrás perdido directamente esa mano.

Los crupiers de los casinos usan una estrategia fija para jugar sus cartas. Siempre piden carta (hit) si su mano es inferior a 17 y se plantan (stand) si su mano es igual o superior a 17. Esto es muy importante ya que tu puedes plantarte cuando quieras y puedes ganar sin necesidad de tener una gran mano.

Si ganas la mano ganas el mismo dinero que hubieses apostado, es decir, si apostaste $1 tendrás un retorno de $2 (el que apostaste y uno de ganancias). En el caso de que consigas hacer un blackjack (un as y una carta que valga 10) cobrarías a un promedio de 1.5/1, es decir, si habías apostado $1 obtendrías un retorno de $2.5 (el que habías apostado y $1.5 de ganancias).

En el caso de que haya un empate entre la mano del dealer y la del jugador se considera un “push” y te devuelven lo que hayas apostado sin haber ganador ni perdedor.